Que hacemos2018-09-13T16:13:19+00:00

¿QUÉ ES EL FLAMENCOYOGA?

El flamencoyoga es una técnica que me permite utilizar todas las cualidades a las que me lleva el yoga ( aflojar, soltar, tomar conciencia de nuestra respiración y nuestro cuerpo físico, sentir nuestras emociones, salir de la rigidez y entrar en el movimiento fluido, acercarnos a nuestro corazón… ) para poder expresar más tarde, con la ayuda del flamenco.

El flamenco impone.

Conozco muchas personas a las que, apasionándoles el flamenco, lo sienten como algo inaccesible.

EL YOGA HACE DE PUENTE, te sitúa cerca de tu corazón, lejos de la exigencia y de la perfección…y es entonces cuando puedo dejarme sentir en lo profundo y expresar en mi baile todo lo que encuentro en mi interior.

Aprender flamenco no es fácil, pero desde esta perspectiva el aprendizaje se hace mucho más sencillo.

El flamencoyoga está impregnado de la filosofía del yoga. Así, vivimos la “dificultad” como una oportunidad para cultivar la voluntad y la perseverancia  pero muy lejos de esa exigencia para con nosotros que nos medra la creatividad y nos llena de dureza cualquier aprendizaje y nuestra vida misma.

Me alejo de querer alcanzar la perfección y esto me ayuda a conectar con el disfrute. Se puede aprender disfrutando, se puede aprender jugando. Es más, mientras más difícil es el aprendizaje más paciencia he de tener conmigo y más humor y  amor debo ponerle al momento.

Voy aprendiendo a expresar lo que siento a través del baile y esto me va acercando a mi misma, me lleva al equilibrio. No se trata de hacer movimientos bonitos y precisos delante de un espejo sino de dejarme sentir en lo profundo a medida que bailo.

Voy aprendiendo a mover mi cuerpo, tratándome con todo el amor que sea capaz y desde ahí, no sólo aprendo a meter pasos en los distintos compases de los diferentes palos flamencos, sino que voy aprendiendo a dejar que mi Ser se exprese en ese baile.

Si expresar con palabras lo que uno siente nos devuelve la calma, expresar nuestro sentir profundo con TODO NUESTRO CUERPO  nos regresa a nuestro centro.

A medida que vamos profundizando en la filosofía y la práctica del flamencoyoga va ocurriendo algo mágico: nuestros brazos se van convirtiendo en alas y estas, cada vez más fuertes, nos van acercando al lugar hacia el que deseamos ir. Es el vuelo hacia ese lugar elegido por mi Ser (que, para mí, no es otro que llegar a estar muy cerca de nuestro corazón) lo que da sentido, magia y misterio a nuestra Existencia.

Así, voy descubriendo cómo me nace volar, cómo deseo que sea mi vuelo y voy volando hacia mí, cada día más cerca de mi corazón, de lo que realmente soy, sintiendo con certeza lo que he venido a hacer a esta Vida, cada día sintiendo más profundamente Santosha…esa alegría que no depende de lo externo, sino que va surgiendo cuando me siento inmensamente cerca de mí corazón y del corazón del mundo, abrazándome con esas alas que voy aprendiendo a abrir, a extender, a descongelar, a fortalecer, A DISFRUTAR.