FlamencoYoga en “Espacio 800”. Curso 2012/13


Sé que cada una de las personas que lo compongan estarán ahí porque han de hacerlo y que no será casualidad nuestro encuentro. Cada uno será una de las piezas del puzzle que facilitará y potenciará el trabajo personal de los demás.
Deciros que no es necesario haber practicado yoga ni saber bailar flamenco, si lo es el que cuando escuchéis flamenco se os mueva el alma... o algo por ahí dentro se conmueva.
Cada cuál empezará desde su punto de partida (que probablemente será distinto para cada uno) y caminará desde ahí hacia el encuentro con el mismo a la vez que se irá encontrando con los demás y así surgirá la evolución natural que se va produciendo en los grupos.

Es importante para mí marcar objetivos para que sintamos nuestra evolución en aspectos concretos.
El trabajo que propongo para este curso tiene su punto de partida en la parte más tangible del Flamencoyoga, es decir, aprenderemos cómo debe ser el estiramiento y la preparación física para que después el flamenco fluya sin esfuerzo.
A esto añadiremos el trabajo respiratorio, indispensable para controlar el esfuerzo físico, profundizar en el baile y abrir el corazón para que el flamenco nazca desde ahí y no desde la mente.
En nuestro baile propondremos continuamente “menos mente y más corazón, menos control y más fluir, menos dirigir y más disfrutar”.
Es cierto que aprenderemos la técnica de los movimientos más utilizados en el Flamencoyoga y su simbología y poco a poco se volverán movimientos hermosos y llenos de armonía, pero ese no es el fin último de nuestro trabajo. Debemos ir más allá y observar qué siento cuando hago cada uno de estos movimientos y permitir que éstos muevan mi energía y me ayuden a expresar.

Iremos aprendiendo y memorizando coreografías de manera que, cuando tengamos bastante trabajo hecho con ellas, podamos disfrutar de clases casi en en silencio, prácticamente sin dirigir, expresando, dejándonos sentir cada uno en el momento de vida por el que transitemos.... siendo.
Esta primera parte del trabajo nos llevará hasta principios de año. A partir de ahí estaremos preparados para centrarnos en la parte del Flamencoyoga más sutil y más terapéutica: La expresión de emociones, la comunicación no verbal en el flamenco, el encuentro con el otro, la confianza en el proceso del vivir, los centros de energía... todo encaminado a ponerlo en práctica en nuestro cotidiano... que es el ámbito que cada uno ha elegido para crecer.

Si hemos venido a esta vida a aprender, por favor hagámoslo desde la alegría, la conciencia y el disfrute.... que bailando se aprende de una forma muy hermosa.
Y bien, Familia, deseo que disfrutemos muchísimo el trabajo, que seamos capaces de sentir nuestra evolución personal y que todo esto nos lleve a estar más cerca de nosotros mismos. Que así sea.

Gracias de todo Corazón.

Olga


Copyright © 2012 Flamenco Yoga. Todos los derechos reservados.